Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 10 



1^ 



Referencias: 

Éxodo 16; 

Patriarcas y profetas, 

págs. 298-303. 



Versículo para 
memorizar: 

''Respeta el día 

de reposo, ...si haces esto, 

encontrarás tu alegría en mí'' 

(Isaías 58:13-14). 



U 7 Objetivos: 

VI / Los alumnos: 

° ^ Sabrán que 

obedecer a Dios 

es un acto de adoración. 

Se sentirán dispuestos 

a seguir las instrucciones 

de Dios con respecto al sábado. 

Responderán aprendiendo más 

acerca de las instrucciones 

de Dios para la vida diaria. 



t:> 



Mensaje: 

Adoramos a Dios 
cuando guardamos 
el sábado alegremente. 



¿Qué es esto? 



Tema del mes 

Adoramos a Dios cuando le obedecemos. 

Resumen de la lección 

Cuando están en el desierto, los israelitas comienzan a preocu- 
parse porque se les está acabando el alimento. Comienzan a murmu- 
rar. Anhelan el alimento que comían en Egipto. Así que cada maña- 
na, muy temprano. Dios les envía el maná que la gente debe recoger 
como alimento de ese día. El viernes deben recoger el doble de lo 
que toman generalmente cada día. Usualmente el maná sobrante se 
descompone y comienza a oler mal. Pero el maná recogido el vier- 
nes permanece fresco y bueno durante el sábado. 

Esta es una lección acerca de la adoración 

La experiencia del maná nos enseña acerca de la adoración. En 
primer lugar aprendemos que adoramos a Dios cuando lo obedece- 
mos. Cuando escuchamos sus instrucciones y hacemos lo que nos 
pide, estamos honrando a Dios. Dios nos pide que guardemos el 
sábado como un día especial y lo apartemos de los otros días de la 
semana. Al adorarlo hallamos vida y felicidad verdaderas. 
Aprendemos también que los caminos de Dios son siempre los 
mejores; sus planes siempre obran para bien. Él es nuestro Creador. 
Nos conoce mejor de lo que nosotros nos conocemos a nosotros 
mismos y siempre sabe lo que es mejor para nosotros. 

Para el maestro 

"La Biblia dice que el maná era blanco como semilla de cilantro. 
Tal vez se veía como nuestro arroz blanco o como hojuelas de ce- 
real. Sabía a galletas con miel. Se podía hervir o moler para hornear- 
se. Los panecillos hechos de maná sabían como pan hecho con acei- 
te de olivo. El maná caía cuando el rocío caía sobre la tierra cada 
mañana, pero se derretía cuando calentaba el sol. La palabra maná 
significa "¿qué es esto?" (Para mayor información, ver el Diccionario 
bíblico adventista, bajo el término maná). 

"Hasta entonces no habían sufrido de hambre; sus necesidades 
habían sido suplidas, pero temían por el futuro. No podían concebir 
cómo esta enorme multitud podía subsistir en su viaje por el desierto 
y en su imaginación veían a sus hijos muriendo de hambre. El Señor 
permitió que se vieran cercados de dificultades, y que sus provisiones 
alimenticias disminuyeran, para que sus corazones de dirigieran 
hacia el que hasta entonces había sido su Libertador. Si en su necesi- 
dad clamaban a él, todavía les otorgaría señales manifiestas de su 
amor y cuidado. Les había prometido que si obedecían sus manda- 
mientos, ninguna enfermedad los afligiría, y fue una pecaminosa 
incredulidad el suponer que ellos o sus hijos pudiesen morir de ham- 
bre" (Patriarcas y profetas, pág. 297). 

"Cada semana... los israelitas presenciaron un triple milagro que 
debía inculcarles la santidad del sábado: cada sexto día caía doble 
cantidad de maná, nada caía el día séptimo, y la porción necesaria 
para el sábado se conservaba dulce sin descomponerse, mientras 
que si se guardaba los otros días, se descomponía. 



82 LECCIÓN DIEZ 



ADORACIÓN 



Tn las circunstancias relacionadas con el envío de maná, tenemos evidencia conclusiva de que el sába- 
do no fue instituido, como muchos alegan, cuando la ley se dio en el Sinaí. Antes que los israelitas llegaran al 
Sinaí, comprendían perfectamente que tenían la obligación de guardar el sábado. Al tener que recoger cada 
viernes doble porción de maná en preparación para el sábado, día en que no caía, la naturaleza sagrada del 
día de descanso les era recordada de continuo" (Patriarcas y profetas, págs. 302, 303). 

Decoración del aula 

utilizando materiales como piedras, palmeras y arena cree un desierto. Puede armar una carpa o tienda 
de campaña o tender una sábana sobre palos o cajas para formarla. 



Deiarrelle del programa 



Sección 

Bienvenida 



Minutos 



Actividades 



Materiales necesarios 



o 



permanente Reciba a los alumnos Ninguno 
a la entrada. Escuche 
sus problemas o motivos 
de gozo 



Actividades 
preliminares 



hasta 1 A. Actividades diarias 

B. ¿Qué es esto? 

C. Juego de ¡a memoria 



Hojas de papel, lápiz, bolsa o canasta 
Caja, bolsa o canasta; objetos o ali- 
mentos no familiares 
Diez alimentos conocidos, bandeja, 
toalla, papel, lápices 



Oración y alabanza hasta 10 



Compañerismo 

Cantos 

Misiones 

Ofrenda 

Oración 



Ninguno 

Ver pág. 85 

Folleto Misión para niños 

Canasta 

Ninguno 



Lección bíblica 



hasta 20 Experimentando la 
historia 



Versículo para memorizar 



o 



Estudio de la Biblia 



Globo blanco inflado con helio o 
globo en un palito, un globo rojo 
inflado con helio o atado con cinta, 
silla, sábana, hojuelas de cereal o 
galletas blancas muy delgadas 
(obleas), canastas, voz de ''Moisés^' 
Servilletas redondas de papel (opcio- 
nal), papel (opcional), lapicera, tijeras 
(opcional), pizarrón o pizarra metáli- 
ca, tiza o marcador 
Biblias 



Aplicando la 
lección 



hasta 15 A. Dramatizaciones Ninguno 

B. Alabanza gozosa Ninguno 



O Compartiendo la 
lección 



hasta 1 5 Hojuelas de maná 



Servilletas pequeñas de papel 
(opcional), papel (opcional), lapicera, 
tijeras (opcional), pizarrón o pizarra 
metálica, tiza o marcador 



En cualquier momento del programa se puede orar o alabar a Dios con un canto 



LECCIÓN DIEZ 83 



ENSENANDO lA LECCIÓN 



Necesita: 

• hojas de papel 

• lápiz 

• bolsa o 
canasta 



Necesita: 

• bolsa, caja o 
canasta 

• objetos o ali- 
mentos no 
familiares 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a sus alumnos en la puerta de entrada. Pregúnteles cómo 
han pasado la semana, qué cosas buenas les sucedieron o qué problemas enfren- 
taron. Escúchelos repetir el versículo para memorizar de la semana pasada y aní- 
melos a contar una experiencia de su estudio de la lección de la semana 
pasada. Comiencen con la actividad preliminar que usted haya elegido. 



o 



Actividades preliminares 



Seleccione la actividad o actividades más apropiadas para su situación. 

A. Actividades diarias 

Anote con anticipación en hojas pequeñas de papel, cosas que la gente hace 
diariamente. Por ejemplo: dormir, comer, cepillarse los dientes, orar, cocinar, des- 
pertarse, bañarse, peinarse, etc. Añada actividades que sean comunes en su cultu- 
ra o área. Doble las hojitas de papel y colóquelas en una bolsa o canasta. 

Diga a sus alumnos que dramaticen las cosas que hace la gente, mientras el 
resto del grupo lo adivina. Pida a sus alumnos que vengan por turno a tomar un 
papelito de la canasta o bolsa y actúen dramatizando la actividad descrita en él. 
Deje que el grupo adivine de qué actividad se trata. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Qué cosas de las que drama- 
tizaron hacen todos los días? ¿Cuáles son algunas de las cosas que no hacen 
todos los días? En nuestra historia bíblica de hoy vamos a hablar acerca de los 
israelitas y de algo que ellos hacían cada día, excepto un día de la semana. 
Dios les dijo que hicieran algo todos los días, menos el sábado. El sábado era 
un día separado de los demás como día especial. 

Nuestro versículo para memorizar nos dice: 'Respeta el día de reposo, ...si 
haces esto, encontrarás tu alegría en mf (Isaías 58:13, 14). Cuando obedece- 
mos a Dios y guardamos el sábado como un día especial, estamos adorándolo. 
Nuestro mensaje de hoy es: 

I — K ADORAMOS A DIOS CUANDO GUARDAMOS EL SÁBADO 

V ^ ALEGREMENTE. 

Díganlo conmigo. 

B. ¿Qué es esto? 

Prepare una bolsa, caja o canasta con algunos objetos o alimentos con los que 
sus alumnos no estén muy familiarizados. Pase los objetos o alimentos para que sus 
alumnos los examinen o prueben. Anímelos a adivinar qué son. Cada vez que 
digan las palabras ''¿Qué es esto?'', susurre a sus oídos, de manera que casi no 
puedan escuchar: "maná". Aumente gradualmente el volumen de la voz. 

Para reflexionar 

Pregunte a los alumnos y espere la respuesta: ¿Les gusta explorar nuevas 
cosas o les gustan mejor las cosas a las que están acostumbrados? Cuéntele a 
sus alumnos acerca del alimento más extraño que haya probado. Esta mañana, 
en la Escuela Sabática, vamos a aprender acerca de los israelitas en el desierto 
y cómo ellos también preguntaron '¿Qué es esto?' Nuestro versículo para 
memorizar dice: 'Respeta el día de reposo, ...si haces esto, encontrarás tu ale- 
gría en mf (Isaías 58:13, 14). Nuestro mensaje de hoy es: 



to> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO GUARDAMOS EL SÁBADO 
ALEGREMENTE. 
Díganlo conmigo 



84 LECCIÓN DIEZ 



C. Juego de la memoria 

Coloque con anticipación en una bandeja diez alimentos conocidos por sus 
alumnos y cúbralos con una toalla. Diga a sus alumnos que tienen 30 segundos 
para mirar los alimentos de la bandeja antes que los cubra nuevamente con la 
toalla. Descubra los alimentos y deje que sus alumnos los observen. Cubra nueva- 
mente la bandeja y pida a sus alumnos que anoten en una hoja de papel todos 
los alimentos que pueden recordar. Los adultos pueden ayudar si es necesario. 



Necesita: 

• diez alimentos 
conocidos 

• bandeja 

• toalla 

• papel 

• lápices 




a- 



d 





Oración y alabania 




en 
fomento 



Compañerismo 

Si es apropiado informe los problemas o pesares y los motivos de gozo de los alum- 
nos, según lo expresaron al entrar. Permita que sus alumnos comenten sus experiencias 
con el estudio de la lección de la semana pasada y repase el versículo para memorizar. 
Celebre los cumpleaños, acontecimientos especiales y logros de sus alumnos. Dé una 
cordial bienvenida a todos los visitantes. 



Cantos sugerentes 

'Alabemos con música a Cristo'' (Alabanzas infantiles, n° 1 ) 
Teliz todo el tiempo'' (Alabanzas infantiles, n° 8). 
"Hacia la iglesia voy" (Alabanzas infantiles, n° 33). 
"Entregándome a Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 118). 
"Al andar con Jesús" (Himnario adventista, n° 238). 



Misiones 

Cuente una historia del folleto Misión para niños. Enfatice la obediencia a Dios en esa 
historia. 



Ofrenda 

Use una canasta para recoger la ofrenda. Diga a sus alumnos: 
Dios nos hizo. Le pertenecemos. Todo lo que tenemos le pertene- 
ce a Dios. Nuestra ropa, dinero, alimento y hogares. Dios nos deja 
usar esas cosas mientras vivimos aquí. Cuando compartimos con 
los demás lo que nos da, adoramos a Dios y le decimos que él es 
importante para nosotros. 



Necesita: 

• canasta u otro 
recipiente 



Oración 

Pida a sus alumnos que piensen en algo por lo que están agradecidos a Dios. Luego 
oren al estilo "palomitas de maíz". Invite a sus alumnos a participar en la oración dicien- 
do en una palabra aquello por lo que están agradecidos. 



LECCIÓN DIEZ 85 



o 



Lección bíblica 



Necesita: 

• globo blanco 
inflado con 
helio o globo 
en un palito 

• un globo rojo 
inflado con 
helio o sujeto 
con cinta 

• silla 

• sábana 

• hojuelas de 
cereal o galle- 
tas blancas 
muy delgadas, 
como obleas 

• canastas 

• voz de 
''Moisés'^ gra- 
bada o desde 
un lugar ocul- 
to 



Experimentando la historia 

Escenario: 

(Nota: Esta actividad tal vez no sea 
apropiada en situaciones donde el 
hambre infantil sea un problema.) 

Coloque con anticipación el globo 
rojo en el techo o cerca de él, en una de 
las esquinas del aula. Coloque una silla en 
otra esquina. Ate el globo blanco a un 
palito. 

Pregunte a sus alumnos: ¿A cuántos 
de ustedes se les ha pasado una comi- 
da? ¿Dos comidas? ¿Tres comidas? (Dele 
tiempo a sus alumnos para que contesten 
después de cada pregunta.) Algunas per- 
sonas dicen: 'IMe estoy muriendo de 
hambrer, queriendo decir con eso que 
tienen mucha hambre. ¿Han tenido 
alguna vez tanta hambre que sintien- 
ron que "se estaban muriendo '? Vamos 
a imaginarnos hoy que somos los israe- 
litas, acampando bajo el ardiente sol 
del desierto. Dios acaba de sacarnos de 
la tierra de Egipto donde habíamos sido 
esclavos. Salimos tan apresuradamente 
de Egipto, que ni siquiera tuvimos 
tiempo de hornear nuestro pan, así que 
llevamos la masa del pan cargándola en 
nuestros hombros. Horneamos panes 
sin levadura mientras viajamos. 

Después de un tiempo, la provisión 
de alimento fue disminuyendo y está- 
bamos ahora en medio del desierto. 
Pónganse de pie y síganme. Caminen 
en fila detrás de mí y vamos a atravesar 
el desierto. Lleve el globo consigo al 
caminar. 



Lea o cuente la historia. 

Durante tres días hemos estado cami- 
nando por la arena. (Guíe a los israelitas lle- 
vando el globo blanco al caminar por el aula.) 
Dios provee una nube durante el día, a fin 
de que no nos queme el sol. (Haga un alto.) 



Bueno, ya casi es de noche otra vez. Es 
tiempo de armar nuestra carpa y dormir. 
(Señale hacia la esquina del aula donde está el 
globo rojo en el techo.) ¿Qué es eso que está 
allí? ¡Es una columna de fuego! ¿Quieren 
estar cerca o lejos de ella? Los que quieran 
sentir calor, acerqúense a la columna, si no 
les importa mucho tener frío en la noche, 
acuéstense lejos de ella. (Invite a sus alum- 
nos a recostarse y cerrar los ojos. Después de 
unos 30 segundos, pídales que se levanten y 
continúen caminando.) 

Bien, ya amaneció. La nube ya apare- 
ció y debemos continuar caminando otro 
día más. (Marchar alrededor del aula nueva- 
mente, siguiendo al líder que lleva el globo 
blanco.) 

Me pregunto qué vamos a comer 
hoy. ¿Qué les gustaría comer? (Pida suge- 
rencias. A cada una de ellas, diga: -No, eso 
no está en el menú.) ¿Qué vamos a hacer? 
Vamos a donde está Moisés. Teníamos 
tanta comida en Egipto, pero ahora, 
¿dónde vamos a encontrar suficiente ali- 
mento en este desierto? Estamos tan can- 
sados de agua y pan y nuestras provisio- 
nes se están acabando. ¡Somos muchos! 
¡Nos vamos a morir de hambre! 

¿Dónde está Moisés? (Vaya hasta la 
silla que está en la esquina y señálela.) ¡Allí 
está! Díganle lo cansado que están de 
andar por el desierto. (Dé tiempo a sus 
alumnos para que se quejen.) 

¡Escuchen! ¡Moisés nos está diciendo 
algo! ¿Qué es lo que dice? (Acepte respues- 
tas.) Dice que en la mañana Dios nos pro- 
veerá alimento. Me pregunto qué es lo 
que vamos a comer mañana. 

Aquí viene la columna de fuego. Es 
tiempo de dormir. Recuéstense, cierren los 
ojos y duérmanse. (Coloque el globo blanco 
en otra parte y guíe a sus alumnos para que 
se recuesten nuevamente bajo el globo rojo. 
Mientras tienen los ojos cerrados, extienda la 
sábana blanca con las hojuelas de cereal o 
pequeñas obleas.) Buenos días, ya amane- 
ció. ¡Miren! ¿Qué es esto que está en el 
suelo? (Señale hacia la sábana y anime a sus 
alumnos a probar el cereal o las obleas.) 



86 LECCIÓN DIEZ 



¿Tiene buen sabor? Vamos a hablar 
con Moisés nuevamente. (Diríjase a ¡a silla.) 
liVloisés!, ¿qué es esto? 

(La voz de Moisés responde: -Se llama 
'¿qué es esto?') 

Moisés, deja de bromear con noso- 
tros. No puede llamarse ''qué es esto''. 
¿Cómo se llama en realidad? 

Moisés dice que nosotros le pusimos 
ese nombre. En el idioma de Moisés se 
llama maná, que significa "¿qué es esto?" 
Sabe a hojuelas con miel. Cada mañana 
habrá suficiente para un día. Tenemos 
que salir a buscarlo. Sin embargo, no qui- 
siera recogerlo cada mañana. Yo creo que 
voy a recoger suficiente para dos días, así 
no tendré que salir mañana otra vez a 
buscarlo. ¿Qué piensan ustedes? (Acepte 
respuestas.) Bueno, vamos a dormirnos 
otra vez. (Los alumnos se acuestan.) 

Ya amaneció otra vez. lOh, no! ¿Qué 
le pasó a mi maná? (Actúe como si estuvie- 
ra viendo algo en su mano o tenga un plato 
con comida echada a perder.) lEstá podrido 
y tiene gusanos! INo voy a comerme estol 
Creo que tendré que salir a recoger más. 

Moisés dice que mañana no habrá 
maná porque es sábado. Hoy tenemos 
que recoger el doble para que alcance 
para dos días. Sin embargo, pienso que se 
va a echar a perder y se va a llenar de 
gusanos para mañana, ¿no creen uste- 
des? (Acepte respuestas.) Bien, vamos a 
recoger el doble de maná para preparar- 
nos para el sábado. (Pida a sus alumnos 
que actúen como si estuvieran recogiendo 
algo y poniéndolo en canastas.) (Buenas 
noches! (Los alumnos se acuestan.) 

lEs la mañana del sábado! Es hora 
de levantarse. (Miren, hoy no hay maná 
en el suelo! Vamos a ver como está 
nuestro maná que recogimos ayer. (El 
maestro y los alumnos actúan como si bus- 
caran en sus recipientes y lo miraran. Lo 
prueban.) (Está bueno! (No se echó a per- 
der! ¿No están felices porque Dios lo 
mantuvo dulce y bueno para nosotros en 
este día especial? Podemos descansar y 
adorar a Dios sin tener que preocupar- 
nos por nuestra comida. 



Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿De qué se quejaron los isra- 
elitas? (Estaban preocupados de que se 
les fuera a acabar la provisión de alimen- 
to.) ¿Qué les envió Dios? (maná) ¿Qué 
demostraron los israelitas cuando tra- 
taron de recoger maná para dos días? 
(Que no confiaban en Dios.) ¿Qué le 
mostraron los israelitas a Dios al reco- 
ger doble cantidad de maná el viernes, 
en preparación para el sábado? (Que 
creían lo que Dios les decía. Primero, que 
no habría maná el sábado; segundo, que 
Dios no iba a dejar que se echara a per- 
der.) Cuando obedecemos a Dios, le 
mostramos que lo amamos lo suficien- 
te como para escuchar y atender lo que 
nos dice. ¿Recuerdan nuestro mensaje 
de hoy? Vamos a decirlo juntos nueva- 
mente: 

|V K ADORAMOS A DIOS CUANDO 

I > GUARDAMOS EL SÁBADO 
— y^ ALEGREMENTE. 

Versículo para memorízar 

Anote con anticipación en cada servi- 
lleta, o en trozos de papel que parezcan 
hojuelas de maná, una palabra del versí- 
culo para memorizar. (Prepare un juego 
de palabras para cada grupo de cinco 
alumnos en su clase.) Mezcle los papeles 
y espárzalos en el suelo. Pida a un grupo 
que coloque los papeles o servilletas en 
orden, a fin de formar con ellas el versícu- 
lo para memorizar. Repítanlo en voz alta. 
Repita la actividad hasta que todos sus 
alumnos sepan el versículo. Pídales que lo 
repitan juntos como grupo. 

El versículo para memorizar es: 
Respeta el día de reposo, ...si 
haces esto, encontrarás tu alegría en 
mf (Isaías 58:13, 14). 

Estudio de la Biblia 

Diga a sus alumnos: Oíos le dijo a 
Moisés que guardara un recipiente con 
maná en el arca del testimonio. No era 
un arca igual a la de Noé. Era un mue- 
ble. De hecho, era el mueble más espe- 



Necesitd: 

• pequeñas ser- 
villetas redon- 
das de papel 
(opcional) 

• papel (opcio- 
nal) 

• lapicera 

• tijeras (opcio- 
nal) 

• pizarrón o 
pizarra metáli- 
ca 

• tiza o marca- 
dores 




LECCIÓN DIEZ 87 



dal del tabernáculo o templo de Dios 
que él le había dicho que fabricaran. 
Dios mantuvo fresco el maná dentro del 
arca, de la misma manera que mantuvo 
fresco el maná extra recogido el viernes 
por los israelitas, a fin de que pudieran 
tener alimento el sábado. Vamos a leer 
acerca de esto y ver también qué otra 
cosa se guardaba además en el arca del 
testimonio. Forme tres grupos de alum- 
nos y pida a cada grupo que busque y lea 
los textos siguientes. Deben prepararse 
para contar lo que aprendieron en clase. 
Éxodo 16:32 y 34 (maná) 
Números 17:3, 8 y 10 (la vara de Aarón 

que floreció) 
Hebreos 9:4 (tablas del pacto, 

Diez Manda- 
mientos) 



Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la res- 
puesta: ¿Qué tres cosas estaban en el arca 
del testimonio en el templo? El recipiente 
con maná les recordaba a los israelitas 
que por muchos, muchos años. Dios 
había provisto para ellos alimento en el 
desierto. Les recordaba también el cuida- 
do de Dios durante los sábados, al obede- 
cer el mandato de recoger el doble de 
maná el viernes. Eso nos recuerda nues- 
tro mensaje de hoy. Vamos a repetirlo 
juntos nuevamente: 



n . ADORAMOS A DIOS CUANDO 

GUARDAMOS EL SÁBADO 
ALEGREMENTE. 



o 



o 



Aplicando la 
lección 



A. Dramatizaciones 

Pida voluntarios para dramatizar algo 
que puedan hacer el sábado para que sea 
un día especial. El resto de la clase debe 
adivinarlo. Ofrezca sugerencias si es nece- 
sario, por ejemplo: visitar a una persona 
anciana, caminar en medio de la naturale- 
za, leer un libro de sábado, aprender más 
acerca de la naturaleza, hacer una tarjeta 
para alegrar a alguien, cantar cantos de 
sábado, etc. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Qué es lo que más les gusta 
hacer los sábados? ¿Cómo se sienten 
haciéndolo? ¿Qué hace su familia para 
que el sábado sea un día especial? ¿En 
qué es diferente el sábado al resto de los 
otros días de la semana? ¿Qué cosas no 
hacemos el sábado? ¿Por qué? Dios nos 
dice que nos acordemos que el sábado es 



santo o sagrado y un día especial. ¿Qué 
significa eso para ustedes? Nos dice tam- 
bién que no hagamos ningún trabajo. 
¿Qué significa eso? 

Jesús nos dijo que el sábado se 
había hecho por causa de nosotros y que 
debíamos hacer el bien en ese día y dis- 
frutarlo. ¿Qué significa eso para ti? Los 
adventistas del séptimo día de todo el 
mundo guardan el sábado. Otros tal vez 
lo guardan de otra manera diferente a 
nosotros. Y aun en la misma iglesia, la 
gente tiene diferentes ideas en cuanto a 
cómo guardar el sábado. Tenemos que 
decidir si lo que hacemos en sábado 
honra a Dios, si nos ayuda a pasar tiem- 
po con él, si pensamos en ayudar a los 
demás o en nosotros mismos y lo que 
queremos hacer. Cuando respetamos el 
sábado de Dios, lo estamos adorando. 

Eso nos recuerda nuestro mensaje de 
hoy. Vamos a repetirlo juntos nueva- 
mente: 

IV K ADORAMOS A DIOS CUANDO 

l^ y GUARDAMOS EL SÁBADO 

^ ALEGREMENTE. 



88 LECCIÓN DIEZ 



B. Alabanza gozosa 

Diga a sus alumnos: No mucho antes 
que los israelitas se estuvieran quejando 
por la comida, habían visto a Dios triun- 
far sobre el faraón de Egipto y abrir las 
aguas del mar Rojo para que pudieran 
pasar en seco. Estaban muy felices 
entonces. Cantaron himnos acerca de lo 
maravilloso que es Dios. Vamos a leer 
uno de ellos en Éxodo 15:1 al 5. Lea el 
texto en voz alta. Podemos adorar a Dios 
hoy cantándole himnos de alabanza. 
Vamos a cantar 'Alabemos con música a 
Cristo" (Alabanzas infantiles, n" 1). 

Diga a sus alumnos: En el capítulo 
siguiente. Éxodo 16, encontramos a los 
israelitas quejándose, murmurando y 
desconfiando de Dios. ¿Por qué estaban 
preocupados? 

Pida a sus alumnos que cierren el 
puño y levanten los dedos pulgares. 
Dígales que señalen hacia arriba con los 
pulgares cuando estén de acuerdo con lo 
que usted diga y que señalen hacia abajo 
cuando no estén de acuerdo. Cuando no 
estén seguros de su opinión, deben señalar 
con sus pulgares hacia los lados. 



Diga a sus alumnos: ¿En dónde pode- 
mos adorar a Dios? Voy a mencionar 
varios lugares y ustedes me dirán con 
sus dedos pulgares si pueden mostrarle 
a Dios que lo aman allí. Use la siguiente 
lista: 

escuela casa piscina 

casa de un amigo iglesia patio de juegos 
parque tienda consultorio del dentista 

Para reflexionar 

Diga a sus alumnos: Hay muchos 
lugares donde podemos adorar a Dios. 
La iglesia es un lugar especial porque 
venimos a adorar a Dios en el sábado. 
Pero podemos mostrarle a Dios que lo 
amamos al ser obedientes y bondadosos 
dondequiera que estemos. Repase la lista 
y pida a sus alumnos que digan cómo pue- 
den adorar a Dios en cada lugar. Vamos a 
decir juntos una vez más nuestro men- 
saje de hoy: 

IV K ADORAMOS A DIOS CUANDO 

l^ y GUARDAMOS EL SÁBADO 

^ ALEGREMENTE. 



o 



Compartiendo la 
lección 



Hojuelas de maná 

Anote las palabras del versículo para 
memorizar en el pizarrón o pizarra para que 
todos puedan verlas. Dé a cada alumno 
una servilleta redonda pequeña (de las usa- 
das para decoración) o corte papel blanco a 
manera de copo de nieve para que los 
niños escriban sobre él. 

Diga a sus alumnos: Estas servilletas 
representan una hojuela de maná. Anota 
en una de ellas tu versículo para memori- 
zar y piensa en alguien a quien se la pue- 
das dar o mostrar. 



Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la res- 
puesta: ¿Ya pensaron a quién le van a dar 
o mostrar su hojuela de maná? Cuando lo 
hagan, cuéntenle la forma como Dios ali- 
mentó a los israelitas. Acuérdense de con- 
tarle cuando Dios les envía maná extra el 
viernes para que estén preparados para el 
sábado. 

Vamos a decir juntos una vez más 
nuestro mensaje de hoy: 



^ 



ADORAMOS A DIOS CUANDO 
GUARDAMOS EL SÁBADO 
ALEGREMENTE. 



Clausura 

Pida a Dios, en una breve oración, que 
ayude a sus alumnos a recordar que cuan- 
do obedecen a Dios lo están adorando. 



Necesita: 

• servilletas 
redondas 
pequeñas 
(opcional) 

• papel blanco 
(opcional) 

• lápices o lapi- 
ceras 

• pizarrón o 
pizarra metáli- 
ca 

• tiza o marca- 
dores 



LECCIÓN DIEZ 89